¿Que es?
octubre 22, 2020 No Comments Uncategorized admin

Manos consientes para educar es una propuesta que espera apoyar tanto a padres como a docentes y adultos que están a cargo de niños, niñas y jóvenes en la maravillosa tarea de acompañarles en su desarrollo integral y evolutivo. Hacemos con nuestras manos y nuestra mente mucho cada día por niños, niñas y jóvenes, pero ¿lo hacemos con verdadera conciencia? Esperamos aportar para hacer del hogar y la escuela un espacio de verdadero crecimiento para todos, de modo que todos aprendan a amar la vida y descubrir sus infinitas posibilidades, conocerse para desde allí poder desplegarse y SER uno mismo, ser en relación con los demás y con el entorno. Ver cómo   distintos  tipos de aprendizaje, cognitivo, emocional, espiritual y social se conjugan para su realización.

Nos interesa la educación porque ella está presente en la vida de los niños, niñas  y jóvenes y sentimos que es imperativo entregar nuevas herramientas que permitan más autoconocimiento y desarrollo de conciencia para que cada uno pueda desplegar verdaderamente sus potencialidades. Todo en nosotros está en potencialidad y necesitamos aprender a acompañar a los estudiantes para que sean aquello que realmente son y realicen en el mundo la tarea de amor que traen como aporte de su evolución.El aprendizaje al que deseamos aportar es un proceso de cambio que enriquece la visión de cada uno y del mundo; y aporta para hacerlo un mejor lugar.

El aprendizaje está profundamente ligado a la emoción. La disposición y la presencia consciente que se tenga en el momento de la clase hacen una gran diferencia a la hora de integrar nuevos saberes. Aprender conceptos, aptitudes y haceres, vivir alineado con los propios valores es lo que puede hacer que cada uno se haga consciente y asuma su propia vida. El aprendizaje es indispensable para satisfacer nuestras grandes necesidades humanas ya sea biológicas, de pertenencia y autoestima, de realización y trascendencia.

El conocimiento que tenga sobre sí mismo el adulto a cargo de estudiantes, así como la visión que genera sobre aquellos en quienes educa, impactará en sus aprendizajes. Ampliar esta mirada es una forma de aportar para que también puedan mejorar los aprendizajes.

Si conocemos realmente el  camino de desarrollo que siguen los niños en los distintos septenios, a través la movilización de la energía con simples ejercicios con las manos, imaginación y visualización; a través de distintas estrategias como cuentos, dibujos y juegos realizados en conciencia además de la reflexión sobre la experiencia y los sentidos de aquello que hacemos, podemos lograr estados de relajación y conciencia que sin duda repercuten en el clima de aula, logrando así un espacio nutritivo para todos.

About The Author

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.